Elementos que nos ayudan a mejorar el confort térmico del hogar

Existe una tendencia al alza en campo de la arquitectura. Son las viviendas pasivas. Viviendas con un consumo energético casi nulo, tanto en invierno como en verano, en el que los arquitectos valiéndose de diferentes técnicas y soluciones constructivas consiguen que una vivienda tenga el máximo nivel de confort según la zona en la que se habite.  Algunas de estas técnicas son antiguas y conocidas, como la orientación de las fachadas de la vivienda, mientras que otras de ellas son producto de la innovación y el conocimiento del medio y los materiales, lo que permite que, a través de muchos cálculos realizados, lleguen a ahorrarnos hasta un 90% de consumo energético en nuestro hogar.

Podemos construir completamente de cero una vivienda pasiva, pero también se puede rehabilitar una casa o un edificio siguiendo estos estándares. Para la construcción o rehabilitación de este tipo de viviendas se pueden utilizar diferentes materiales tales como la madera, el hormigón, el acero o la piedra. Cada uno de ellos ofrece unas cualidades y unas ventajas que deberán ser aprovechados al máximo junto a los últimos avances tecnológicos en esta materia.

 

Porche hormigón     

 

¿Qué elementos pueden ayudar al aislamiento térmico de mi casa?

Pero existen elementos tradicionales y de fácil instalación que pueden ayudarnos a mejorar el aislamiento térmico de una casa, como son:

 

Los aleros

Es un elemento que permite proteger nuestra vivienda del exceso de radiación solar en verano. En cambio, en invierno, cuando la trayectoria del sol es más horizontal, sí que permite que los rayos del sol incidan en la fachada, ayudando al calentamiento de la vivienda.

 

Contraventanas de lamas

Otro sistema que nos ayudará a protegernos del calor producido por la sobrexposición del sol en verano, generando una mayor sombra al interior de nuestra vivienda. Y en invierno permite que los rayos del sol incidan directamente en la casa a través de las ventanas, consiguiendo que la casa se caliente de forma natural.

 

Toldos

Sistema horizontal y vertical que, instalado en las fachadas, según la orientación de nuestra vivienda, puede ayudarnos mucho con el confort térmico de la vivienda, protegiéndonos tanto del calor en verano como del frio en invierno. Además del lugar en el que lo debemos instalar, tenemos que tener en cuenta el color de estos, así como su transparencia.

 

 Pérgolas

Otro elemento que bloquea la radiación solar en verano y permite pasar la luz del sol en invierno. Al igual que los otros sistemas, se debe tener en cuenta la orientación de la fachada donde se instale. Es muy recomendable que la pérgola vaya cubierta con un sistema móvil, como los toldos, que nos dé la posibilidad de proteger la fachada aún más de los rayos del sol durante la estación estival. También se pueden utilizar plantas trepadoras de hoja caduca, ya que el crecimiento de estas irá acompañado de nuestras necesidades según la estación, sombra en verano y sol en invierno.

Porches

Solución constructiva que también puede ayudarnos a reducir el exceso de sol de una fachada de una vivienda en zonas muy cálidas como puede ser el sur de España. La instalación de un porche permite el aprovechamiento de este espacio desde la primavera al otoño, además de ofrecer mayor confort térmico a una fachada demasiado calurosa por la excesiva exposición solar de esta en los meses más tórridos del año.

Para la instalación de alguna de estas soluciones es muy recomendable hacer un profundo estudio de como la trayectoria solar incide en nuestra vivienda según la estación del año, así como de ser conocedores de las características del clima según la zona en la que habitemos, por lo que lo más aconsejable es rodearnos de profesionales que nos ayudarán a escoger la mejor opción según nuestro caso en particular.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.