Suelo radiante urbano

Suelo radiante urbano

El suelo radiante urbano es utilizado con el fin de proporcionar calor en aquellos lugares donde las temperaturas son muy bajas y causan que la nieve se acumule en las carreteras y calles. Una vez que el sistema es instalado, es posible prevenir e inclusive evitar algunos imprevistos como accidentes, atascos, etc.

Este tipo de suelo suele instalarse en países nórdicos de Europa que son azotados por el frío extremo durante la temporada de invierno. Sin embargo, ya en algunas regiones de Argentina y también de España se ha puesto en marcha la instalación de este tipo de suelo.

 

 ¿Cuáles son los orígenes del suelo radiante?

Este término nace en la antigua Roma gracias al ingeniero Cayo Sergio Orata, quien fue capaz de diseñar un innovador sistema de calefacción, que fué usado en las termas romanas y que gozó de un rotundo éxito.

Posteriormente este invento fue instalado en las moradas de los Patricios Romanos gozando de igual popularidad y aceptación entre los habitantes de esa época. 

 

¿Cuáles son las principales ventajas del suelo radiante urbano?

Una de las principales ventajas de la instalación de este tipo de suelo es que es una manera segura de evitar posibles accidentes tanto de peatones como de vehículos. Pero no sólo se trata de evitar la acumulación de hielo o nieve, sino que con su uso, es posible alcanzar otro tipo de beneficios que a continuación detallamos:

Contribuye a un bajo consumo: Esto ocurre porque funcionan con sistemas de baja temperatura, que al mismo tiempo se combinan con sistemas que generan calor y esto, a la larga, hace posible el ahorro energético.

Tiene un elevado rendimiento: La ventaja del suelo radiante es que es altamente eficiente y esto se debe a la manera como está diseñado. Su funcionamiento es a través de delgados circuitos que se encargan de calentar e impulsar el agua con temperaturas entre 30 a 45 grados aproximadamente.

Funciona utilizando energía renovable: Las fuentes de energía usadas en el suelo radiante son la geotermia, la aerotermia y la energía solar térmica, haciendo de este sistema una alternativa sostenible que contribuye a cuidar y proteger el medio ambiente.

Mayor libertad a la hora de llevar a cabo el proyecto arquitectónico: Esto representa una gran ventaja, ya que es posible realizar cualquier proyecto que implique instalación de suelo radiante, sin limitar para nada el diseño y el aspecto estético de la obra en ejecución o ya terminada.

Pero no todo resulta ventajoso a la hora de aplicar el suelo radiante. Sabemos que es muy costoso, sobre todo, cuando se instala en zonas urbanas porque luego será necesario invertir mucho dinero en combustible y continuo mantenimiento.

Asímismo, para llevar a cabo la instalación del suelo radiante, lo recomendable es que el mismo debe ser pensado para construcciones y edificaciones que necesiten una rehabilitación integral o en proyectos arquitectónicos nuevos, sin embargo, existe la posibilidad de brindar otras opciones que no representen grandes inversiones cuando se trata de reformas.

 

Suelo radiante urbano en España

En nuestro país encontramos Salardú, cuya estación de esquí de Baqueira Beret, es pionera en tener calefacción en algunas calles. El objetivo de estas instalación es garantizar que no haya colapsos ni problemas debido al hielo. Esto supone un problema muy grande en las calles que tienen mayor pendiente, y es donde se ha hecho la costosa instalación.

 

Tipos de suelo radiante

El suelo radiante puede ser de agua. Para su instalación es necesario construir una red de tuberías a través de todo el subsuelo y por el cual circulará el agua caliente o fría que se ha tratado previamente. Posteriormente el agua, ya depositada se transferirá al hormigón y finalmente dará como resultado la temperatura adecuada a cualquiera que sea el ambiente.

Por otro lado, tenemos el suelo radiante eléctrico, que igual que el de agua, se instala directamente en el suelo, pero con la gran diferencia de que el calor se produce a través de la instalación de un cable eléctrico gracias al llamado efecto Joule. Además no es necesario colocar ningún tipo de líquido o fluido, ya que sólo es suficiente con la corriente eléctrica para su perfecto funcionamiento.

 

Uso del suelo radiante en los hogares

El suelo radiante es bastante utilizado en los hogares, aunque resulta un poco elevado en cuanto a coste. Las personas siguen apostando por este tipo de instalaciones, ya que a la larga, resultan más beneficiosas y los niveles de consumo de energía son más bajos. Por lo tanto, es mucho más rentable.

Existe algunas similitudes y también diferencias entre el suelo radiante que se instala en las casas y el que es colocado en los espacios urbanos. Por lo general, ambos sistemas emplean los mismos materiales. Sin embargo, el que es colocado en las calles se caracteriza por presentar mayor longitud en los circuitos, mayor tamaño de los colectores de distribución que en algunas instalaciones particulares. Además se necesita la instalación de tubos mucho más resistentes como es el caso de las pistas de aterrizajes de los aviones, lugares donde circulan gran cantidad de vehículos pesados, entre otros…

 

Esperamos que te haya gustado este post sobre suelo radiante urbano. Y si es así, te invitamos a que lo compartas en tus redes sociales.

Muchas gracias a todos por seguirnos.

¡Hasta pronto!

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.