Filtros de Aire para las casas Pasivas

Filtros de aire para las Casas Pasivas

La calidad del aire interior es uno de los elementos de confort y salud, que se deben garantizar dentro de una vivienda. Utilizar filtros de aire adecuados y un sistema de ventilación de alta eficiencia, es la solución que brindan las casas pasivas, para cumplir con este objetivo.

En este sentido, el ministerio de Sanidad ha informado que en España mueren unas 10.000 personas cada año, debido a la contaminación del aire. Por lo tanto, la normativa que regula las instalaciones térmicas (RITE) señala que el aire exterior debe filtrarse antes de introducirse en las edificaciones.

Conozcamos a continuación, cómo los filtros presentes en la ventilación de las casas pasivas, nos permiten proteger nuestra salud y cumplir con esta normativa.

 

¿Por qué es necesario utilizar Filtros?

Los contaminantes del aire son partículas microscópicas cuyo tamaño se mide en micrones, es decir, la milésima parte de un milímetro.  Asimismo, las de 10 micrones o menos son llamadas partículas suspendidas (PM) y son muy dañinas para la salud:

  • Las partículas de menos de 1 micrón (PM1), ingresan a los alveolos pulmonares causando problemas respiratorios, y en algunos casos pueden acceder a las arterias, generando la formación de placas.
  • Las partículas con 2,5 micrones de tamaño (PM2.5), llegan hasta la tráquea y los bronquios, produciendo aterosclerosis, enfermedades respiratorias a los niños y otros daños a los fetos.
  • Las partículas con tamaño entre 3 y 10 micrones (PM10), ingresan en la nariz y la garganta inflamando e irritando las mucosas.

La buena noticia es que aunque no podamos verlas, podemos utilizar filtros que nos permitan detener su ingreso a nuestras edificaciones. De esta manera, garantizamos la calidad del aire interior, contribuyendo con el confort y con la salud de las personas.

Y con este mismo objetivo, el documento HS 3 del Código Técnico de Edificaciones nos indica que el estado de los filtros debe revisarse cada 6 meses, además de limpiarse o sustituirse cada año.

 

Tipos de filtros de aire utilizados en Viviendas (ISO 16890)

La normativa RITE establece que deben utilizarse prefiltros y filtros finales en los sistemas de ventilación, para garantizar la calidad del aire. Además, señala que en la selección de los filtros debe considerarse la función del edificio y la calidad del aire exterior.

En 2018 entró en vigencia la normativa internacional ISO 16890, que sustituyó a la EN 779 en Europa. Este nuevo estándar permite clasificar los filtros de una forma más eficiente, considerando el tamaño real de las partículas contaminantes (PM1, PM2.5 y PM10). Así tenemos:

  • Filtros ISO Coarse (partículas gruesas): Retienen menos del 50% de las partículas entre 0,3 y 10 micrones, incluyendo fibras de cabello y arena.
  • Filtros ISO ePM10: Atrapan 50% o más de las partículas entre 0,3 y 10 micrones de tamaño, esto incluye polvo del desierto y polen.
  • Filtros ISO ePM2.5: Retienen 50% o más de las partículas entre 0,3 y 2,5 micrones de diámetro, incluyendo polen, hongos, esporas de moho y bacterias.
  • Filtros ISO ePM1: Atrapan 50% o más de las partículas con tamaño entre 0,3 y 1 micrón. Incluyendo nanopartículas, virus y gases de escape.

Sin embargo, como hasta hace poco en Europa se clasificaban los filtros según la normativa EN 779, todavía es esta la clasificación que aparece en RITE.

Esta normativa clasificaba los filtros en función de un solo tamaño de partículas (0,4 micrones), y los diferenciaba en retención de polvos gruesos (G1, G2, G3 y G4), medianos (M5 y M6) y finos (F7, F8 y F9).

Para saber qué tipo de filtro ISO se debe utilizar, se revisan las mediciones oficiales sobre la calidad del aire en la zona de la edificación. Estas nos permiten conocer el tipo y la concentración de partículas suspendidas que se deben filtrar.

Existe también una clasificación de filtros absolutos (EPA, HEPA y ULPA), establecidos en ISO 29463 y UNE EN 1822, que son utilizados para retener partículas inferiores a 1 micrón de tamaño. Estos filtros se utilizan en hospitales, laboratorios, fábricas de alimentos o de tecnologías, ambientes controlados, entre otros.

 

Filtros de aire utilizados en las Casas Pasivas

En las edificaciones pasivas garantizar la calidad del aire interior, es tan importante como ahorrar energía. Por esta razón, utilizan sistemas de ventilación mecánicos o híbridos, que se encargan de renovar el aire interior.

En el estándar Passivhaus los sistemas de ventilación de las viviendas utilizan prefiltros y filtros finales, tal como establece RITE.

De acuerdo a la antigua normativa EN 779, en Passivhaus se utiliza como mínimo, el más eficiente de los polvos gruesos (G4) para la entrada exterior y como filtro final un F7. En el nuevo estándar, esto equivaldría a utilizar, por lo menos un filtro ISO Coarse y un filtro ISO ePM1 (de 50% a 80%).

De esta manera, Passivhaus garantiza un aire saludable, seguro y confortable dentro de la vivienda, además de cumplir con todas las normativas nacionales e internacionales vigentes.

 

Espero que te haya gustado este post sobre los Filtros de Aire para las Casas Pasivas, y si es así, nos encantará que lo compartas en tus redes sociales.

Muchas gracias a todos por seguirnos.

Hasta pronto.

 

1 comentario en “Filtros de aire para las Casas Pasivas”

  1. Muy buena información, Vanesa!.
    Muchas gracias por tu labor divulgativa y por los post de tu página.

    Querría, si me permites añadir por experiencia en ejecución Passivhaus que, una vez una familia disfruta de un recuperador de calor de altas prestaciones y eficiencia… no admiten pensar en una vivienda que no cuente con este sistema de ventilación mecánica!!.

    Lo consideran imprescindible desde el punto de vista de salud, bienestar y comodidad.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.