Climatización por Control de Humedad.

Climatización por Control de Humedad.

Sin duda, la temperatura es el factor más conocido a la hora de aclimatar los espacios, y esto puede generar la pregunta ¿a qué se refiere la Climatización por Control de Humedad?

De acuerdo con el Real Decreto 1027/2007, la climatización en las edificaciones españolas debe brindar las condiciones ideales, tanto para que las personas puedan disfrutar de confort y bienestar, como para proveer la conservación óptima de las cosas.

Asimismo, este reglamento establece que para lograr la climatización se deben considerar la humedad, la calidad del aire, la temperatura, además de la presión cuando sea necesario. 

Acompáñanos y descubre a qué se refiere la Climatización por Control de Humedad y cómo proporciona el máximo confort y bienestar.

 

¿A qué se debe la variación de la Humedad?

Los cambios de clima son el primer factor relacionado con las variaciones de la humedad. En verano, el calor agrega vapor de agua a la atmósfera aumentando la humedad relativa, mientras que en invierno baja, ya que el aire se vuelve más seco. 

Además, es importante comprender que las actividades que se realizan dentro de la vivienda también generan humedad

Tan solo la respiración de una persona, produce en promedio unos 3,6 kg de vapor de agua al día, es decir, que una familia de 3 personas genera unos 10,8 kg de vapor diarios. Y si tenemos mascotas, ellas también aportan su cuota de vapor de agua al ambiente.

Adicionalmente, las actividades diarias como cocinar, bañarnos, lavar y secar la ropa, pueden aumentar la humedad con unos 10 a 15 kilos adicionales de vapor de agua. 

 

La Humedad y su relación con el Confort.

Aunque nuestro cuerpo tolera mejor la humedad que la temperatura, en invierno, cuando la humedad relativa es inferior a 30%, y en verano, cuando supera el 70%, se produce una notable disminución del confort. 

Por lo tanto, la humedad relativa debe estar entre 40% y 60% para crear un ambiente confortable, ya que cuando disminuye demasiado, perjudica la salud de las personas, al resecar sus gargantas y mucosas. Y si aumenta demasiado, la condensación favorece la formación de moho y la proliferación de virus y bacterias. 

En síntesis, el control de humedad es fundamental en las edificaciones para lograr una climatización apropiada, que permita garantizar el confort y proteger la salud de las personas, animales y plantas. 

 

¿Cómo lograr la Climatización por Control de Humedad?

Un aspecto fundamental para lograr la climatización y controlar la humedad en los espacios es el aislamiento térmico de la edificación.

Asimismo, el tratamiento del aire debe realizarse de una manera lo suficientemente efectiva. Consideremos dos alternativas que suelen implementarse:

  • Un Deshumidificador, es una solución que permite eliminar el exceso de humedad, favoreciendo que esta se condense en su interior y no en los espacios de la vivienda. 
  • Un Recuperador de Calor Entálpico. Se trata de un equipo de ventilación con recuperador de calor, que permite regular tanto el exceso como la escasez de humedad, además de controlar la calidad del aire, el grado de humedad, y en el caso de los equipos compacto, también  garantizas una óptima climatización y un máximo confort.

Como puedes observar, la primera es una alternativa limitada, útil para algunos casos, pero que no elimina el problema de fondo. En cambio, el sistema pasivo ofrece una solución completa e integral para la climatización, donde la humedad está realmente bajo control.

 

Control de Humedad en el estándar Passivhaus. 

Las construcciones pasivas nos ofrecen, entre otras cosas, dos características que nos ayudan a lograr un óptimo control de humedad: la estanqueidad del aire y un sistema de ventilación de doble flujo. Veamos sus ventajas:

  • Permite regular de manera óptima la humedad, renovando el aire de manera controlada, a través de sistemas de ventilación, súper eficientes.
  • La recuperación de calor de los equipos de ventilación pasivos, permite precalentar el aire antes de introducirlo al edificio, garantizando un ambiente libre de condensación.
  • La ventilación de doble flujo expulsa el exceso de vapor de agua y el CO2 al exterior, para lograr un equilibrio entre humedad, temperatura y calidad del aire, generando el máximo confort. 

De esta forma, la estanqueidad y el sistema de ventilación propios de las edificaciones Passivhaus mantienen el aire con una humedad relativa bajo control, a lo largo de todo el año. 

 

Control de Humedad con Eficiencia Energética.

Los sistemas pasivos permiten conseguir una climatización en la que se logra un máximo confort y bienestar, en cuanto a calidad del aire, temperatura y niveles óptimos de humedad, manteniendo un consumo energético casi nulo

Y es que con la recuperación de calor que se implementa en las edificaciones pasivas, se consigue un ahorro energético de hasta 90%. Además, el estándar Passivhaus puede implementarse no solo en construcciones nuevas sino también en la rehabilitación de edificios. 

Así que si tienes una consulta sobre la aplicación de este estándar de construcción, contáctame, ya que como Arquitecta Passivhaus puedo ayudarte. Estaré encantada.

 

Espero que la información que descubriste a través de este artículo sobre Climatización por Control de Humedad, te haya sido de utilidad. 

Muchas gracias por seguirnos.

Hasta pronto. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.