Contaminación electromagnética

Hoy vamos a hablar de un tema muy relacionado con nuestra salud, nos referimos a la contaminación electromagnética

 

De hecho, este es un tema que se tiene muy en cuenta en la arquitectura actual, para lograr que nuestras viviendas y lugares de trabajo sean edificios sanos. Para conseguirlo, nos podemos valer de las herramientas que nos aporta la salud geoambiental.

 

A continuación, aprenderemos qué es este tipo de contaminación, cómo puede afectar a nuestra salud y cómo podemos proteger nuestro hogar de ella. 

Comencemos.

 

¿Qué es la contaminación electromagnética?

La contaminación electromagnética se refiere a la excesiva presencia de radiación magnética y eléctrica, que puede afectar nuestra salud. 

Estas ondas transportan energía e información de un lugar a otro, dispersándose por el aire aunque no podamos verlas. Algunas son de origen natural y otras son de origen artificial

 

Radiación natural

Las radiaciones naturales tienen su origen tanto en las ondas cósmicas como en las ondas provenientes del subsuelo terrestre.

En algunos lugares debajo de la corteza, pueden existir materiales como el basalto o el granito, que emiten gas radón y otros tipos de radiación, que pueden ser muy perjudiciales.  Por lo tanto, es importante realizar estudios geofísicos del suelo antes de construir.  

También es importante revisar la existencia de corrientes de agua subterráneas o fallas tectónicas, ya que estas pueden atraer la radiactividad terrestre natural o facilitar su salida a la superficie.  

Asimismo, se debe examinar la presencia de las redes de Hartmann y de Curry, ya que en presencia de radiación artificial estas pueden alterarse, incrementando su intensidad. 

 

Radiación artificial 

Las radiaciones artificiales se producen como efecto de actividades realizadas por el hombre, tales como la minería y la industria. También nos exponemos a ellas cuando nos aplicamos rayos X con fines médicos

Sin embargo, existen otras fuentes de radiación artificial que están más cerca de nosotros. Entre estos tenemos los postes y el cableado eléctrico, hornos microondas, antenas de comunicación, ordenadores, teléfonos móviles, señales wifi y demás aparatos electrónicos. 

 

Como puedes notar, cada vez estamos más expuestos a variadas fuentes de radiación, de forma prolongada. En especial, a aquellas de origen artificial. 

 

¿Cómo afecta la contaminación electromagnética a las personas?

Cuando una persona está expuesta a un exceso de radiación, natural o artificial, durante un tiempo prolongado, puede desarrollar hipersensibilidad electromagnética y sufrir de estrés geopático.

En varias entrevistas, el Doctor Joaquim Fernández Solá ha señalado que vienen en aumento las personas que asisten a consulta por enfermedades relacionadas con radiaciones electromagnéticas, desde hace 10 años.

Este médico internista, que trabaja en el Hospital Clínic de Barcelona, señala que estos pacientes se quejan de dolores de cabeza, alteración de la memoria y confusión. También pueden presentar irritación de ojos, garganta y dificultad para respirar.  

En la mayoría de los casos, los síntomas mejoran cuando los pacientes dejan de exponerse a radiaciones electromagnéticas. Sin embargo, en muchos casos los pacientes continúan presentando síntomas y desarrollando enfermedades.  

Entre las enfermedades posiblemente relacionadas con las radiaciones electromagnéticas, se encuentran:

  • Trastornos de sueño.
  • Fatiga crónica.
  • Fibromialgia.
  • Resequedad de mucosas.
  • Trastornos del estado de ánimo, ligados a una mayor ansiedad e irritabilidad. 
  • Problemas digestivos.
  • Problemas de irritación de la piel.
  • Posibilidad de desarrollar infecciones recurrentes.

 

Además, como miembro de dos comités de expertos en Fibromialgia y Fatiga Crónica, menciona que esta situación puede deberse a la mayor exposición a este tipo de ondas. En estos casos, es muy importante evaluar el nivel de contaminación electromagnética, carga electrostática y calidad de la ventilación presente en los edificios, para asegurarnos de que estén sanos.

 

Estrategias para que tu casa esté libre de contaminación electromagnética

Veamos ahora algunas estrategias que puedes utilizar en casa para disminuir la radiación electromagnética:

  • Apantalla las habitaciones usando, pintura o cortinas de blindaje, para proteger las paredes y ventanas contra campos electromagnéticos externos.

 

  • Usa folios de mu-metal, bandejas y canalizaciones apantalladas para los cables eléctricos de alta, media y baja tensión. También existen cables y regletas apantalladas. 

 

  • Sustituye el wifi por un sistema de cableado para conexión a Internet.  Se puede utilizar cable de transmisión de datos apantallado. Una opción intermedia, consiste en apagar el router por la noche, cuando el wifi no se esté usando.

 

  • Usa una cocina de vitrocerámica, en lugar de una de inducción. Te ayudará a limitar la exposición a una cantidad de radiación 10 veces menor. 

 

  • Ubica la caldera de gas y la nevera en una pared que dé al exterior. De esta manera, evitarás que esa radiación se quede en el interior de la vivienda.

 

  • Usa un reloj despertador de pilas.

 

  • Deja el móvil en otra habitación, lejos del espacio de descanso o al menos a unos 3 metros de distancia. 

 

  • Ubica los teléfonos inalámbricos fuera del dormitorio. Conviene que los sustituyas por teléfonos con tecnología eco dect, ya que estos solo emiten señal cuando los estás usando.

 

En fin, hoy en día en el diseño arquitectónico se tienen presentes todos estos factores, para construir edificios mucho más sanos

 

Espero que este post sobre la Contaminación electromagnética, te haya gustado. Y si es así, nos encantará que lo compartas en tus redes sociales.

 

Muchas gracias a todos por seguirnos.

 

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.