Ecoconstrucción y Passivhaus

ECOCONSTRUCCIÓN Y PASSIVHAUS

Ecoconstrucción y Passivhaus.

El calentamiento global y el agotamiento de los recursos nos han colocado en una posición en la que muchos consideran que se deben aplicar cambios si queremos que la habitabilidad en el planeta se mantenga.

Para una población que crece, se deben tomar medidas que aseguren los recursos necesarios para mantenerla a nivel global pero que también nos permitan seguir disfrutando un planeta con paisajes, flora, fauna y recursos naturales variados y en equilibrio.

Por eso desde hace ya varias décadas se viene trabajando en alternativas más viables para el planeta en diversos aspectos, y la construcción no escapa de esta realidad. Esta es la razón por la que hace ya más de una década se veine hablando de la ecoconstrucción.

La Ecoconstrucción

Se entiende por construcción ecológica o ecoconstrucción a los edificios, pero también al proceso de construcción que está orientado y centrado en minimizar el uso de recursos y el impacto ambiental de las edificaciones, respetando el entorno y logrando una disminución y una eliminación total de los desechos producidos no solamente al construir el edificio, sino también durante toda su vida útil.

La construcción ecológica aborda el problema de cómo reducir el impacto en varios aspectos diferentes: el uso de energía durante el proceso de construcción, los materiales que se seleccionan para la ejecución de la obra, el impacto ambiental sobre el entorno en el que se construye, el uso de energía del edificio una vez que esté funcionando y el tratado de desechos que se generen. Y por supuesto el estándar Passivhaus comparte estos objetivos de manera que se convierte en alternativa viable para este tipo de construcción.

 

La energía durante la fabricación

La ecoconstrucción es un proceso que se inicia en la mente e imaginación tanto de los usuarios como de los diseñadores y constructores. Mucho antes de colocar la primera piedra tiene lugar un proceso de diseño y planificación que debe ser cuidadosamente estudiado para garantizar su eficiencia y que cumpla los requisitos planteados.

Los procesos que se seleccionen para la construcción, el origen de los materiales, el transporte necesario para que todos los recursos estén disponibles en la ubicación y el tiempo, son aspectos vitales. Siendo el transporte de materiales uno de los procesos que consumen mayores cantidades de energía, el uso de recursos locales o muy cercanos será una opción importante si queremos que nuestra edificación sea ecológica ya desde antes de “nacer”. Así mismo se deben evaluar opciones como el prefabricado, que maximiza el rendimiento con el mínimo consumo de energía ya que el proceso se concentra en la fábrica donde es más eficiente, y luego el ensamblaje es mucho más efectivo.

 

Los materiales

Por supuesto la selección de los materiales será también muy importante para la ecoconstrucción. Y no solamente por el costo energético del posible transporte. Hay materiales de construcción cuya materia prima es reciclada.

Hoy día contamos por ejemplo con bloques a base plásticos, materiales como madera, paja, bambú u otros que deben tener certificaciones de uso sostenible, bosques utilizados de forma sostenible también, que proveen de maderas con sellos verdes,  aislamientos sostenibles, ventanas de alta tecnología, pinturas ecológicas, etc. Es una oferta amplia que  nos permitirá seleccionar con buenos criterios lo que necesitamos para que el edificio sea amigable con el ambiente. 

 

Impacto en el entorno

Por supuesto un diseño consciente desde el principio debe tener en cuenta el lugar donde la edificación estará ubicada. No sería conveniente romper con la estética del entorno.

La ecoconstrucción procura que los edificios se integren bien con el paisaje, pero también procura minimizar la producción de desechos, reutilizar el agua, tratar los desperdicios de manera que se reutilicen y reciclen la mayor cantidad posible, que las emisiones de gases sean mínimas y que la huella de carbono a largo plazo sea lo menor posible.

La biofilia es un gran aliado, porque se ha demostrado que el diseño biofílico mejora las condiciones de quienes habitan al interior de las edificaciones. en

 

 

Uso de la energía 

Un punto central de la ecoconstrucción,  es el uso y consumo de la energía. El estándar Passivhaus ha sido uno de los mejor pensados para dar respuesta a este tema, consiguiendo, casas de consumo de energía nulo que se autoabastecen por energía solar, eólica u otras alternativas limpias. El uso racional de la energía, aprovechar adecuadamente las oportunidades del entorno como la luz solar o los vientos, permitirá que unas casas tenga un comportamiento mucho más amigable con la naturaleza que otras de construcción similar que no tengan en cuenta este tema.

 

 

Tratamiento de los desechos

Como en cualquier otro lugar las personas consumirán recursos y estos generarán desechos en mayor o menor medida. Por eso es importante prever la disposición adecuada de los mismos, que se haga tratamiento de las aguas, que los desechos sólidos se clasifiquen y reutilicen apropiadamente, que los que no se puedan reciclar tengan una disposición final adecuada para no convertirse en focos de contaminación.

En todos estos aspectos las casas pasivas tienen mucho que aportar, ya que su cuidadoso y exigente diseño tiene en cuenta cada uno de ellos para asegurar el máximo confort con el uso más racional posible de recursos, adecuándose además a la normativa legal vigente en el país que promueve las edificaciones de consumo casi nulo de energía. 

Bueno, espero que os haya gustado este post Ecoconstrucción y Passivhaus. Y si es así nos encantará que lo compartas en tus redes sociales.

Muchas gracias a todos por seguirnos.

Hasta pronto!!

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.